Jugos al aire libre

La luz fugitiva.linterna

Este juego debe jugarse al aire libre, después que haya oscurecido. Uno de los jugadores lleva una linterna cuya luz oculta con la mano, o por medio de una pantalla, hasta que se encuentra a cierta distancia de los demás entonces descubre de repente la linterna, y todos echan a correr, en dirección a la luz, con el objetivo de atraparla pero la luz vuelve a ocultarse, y el jugador que lleva la linterna cambia silenciosamente de exposición favorecido por oscuridad, para luego mostrar el rayo luminoso en donde menos esperan verlo. La persecución puede durar de este modo bastante tiempo, pues cuando más silenciosos son los movimientos del perseguido, más probabilidades tendrá de escaparse de, asimismo conviene que los perseguidores hagan muy poco ruido.

Los castañazo.

Este es un juego pensado para aquellas regiones donde las castañas son muy comunes.

Hacer un agujero en una castaña y ensartarla en un cordel, que tenga un nudo en uno de sus extremos para que la castaña no pueda deslizar, uno de los jugadores sostiene con la mano la castaña suspendida del hilo, mientras otro da un golpe con su propia castaña ensartada. Si la fuerza del golpe no es suficiente para romperla, entonces le tocará atacar al primero, prosiguiéndose así, por turno, hasta que una de las castaña quede “muerta”. Es mejor que las castañas estén secas. Conviene que el coronel no sea demasiado delgado, pues de lo contrario irá penetrando en la castaña y al final se partiría.

El salto de las bolitas (canicas, balitas, balines)

fotolia_19276009_xsEn este juego hay dos jugadores, provisto cada uno de sus bolitas correspondientes (canica, balitas, balines).

Cuanto más grande, mejor uno de los jugadores tiran la suya al suelo; si el otro consigue dar en ella con su propia bola, ganaría 100 tantos y tendrán derecho de volver a jugar, apuntando desde el sitio en que se ha parado dicha bola. Puede seguir hasta que no acierte, tocándole entonces el turno al otro jugador. Deberán fijarse cierto número de tantos (como, por ejemplo, 100) y convenir que el primer jugador que alcance el número convenido, habrá ganado la partida. Se juega algunas veces este juego con guijarros bien lisos y redondos.

La pesca del salmón.

Los dos participantes que quieran “pesca del salmón” llevan un pedazo de cordel, línea, hilo, cuerda, etcétera, aguantándolo cada cual por un extremo. Los “peces” están situados al otro lado de una línea marcada con tiza y que los “pecadores” no deben franquear. Éstos se acercan a la línea con su cordel y procuran echando sobre el pez que se aproxima demasiado, si consiguen hacerlo, el cautivo no puedo usar los brazos para intentar liberarse, si bien le he permitido saltar forcejear tanto como quisiera. Una vez haya traspasado la línea, está en tierra firme, y tiene que entregar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected by WP Anti Spam