Si la nieve es la lluvia helada ¿Qué es el granizo?

Lo mismo granizo que la nieve está formado de agua, como lo veremos demostrado cuando se licúan o derriten.

Sabemos que la nieve es agua que toma alegrarse la forma de preciso cristalinos, los cuales son, por supuesto, verdaderos cristales de hielo; y si el agua no tuviese un lado, habría caído en forma de lluvia.

El granizo está construido también por cristales de hielo, o cristales de agua, pues indiferentemente podemos aplicarle ambos nombres; de modo que entre el hielo y la nieve no existe ninguna diferencia química, es decir, ninguna diferencia de composición, sino sencillamente una diferencia en la manera de formarse los cristales al congelarse el agua en la atmósfera, y en el modo con que dichos cristales se adhieren unos a otros.

Parece probable que la causa de los cristales se agrupen bajo la misma de granizo, sea un enfriamiento muy repentino del aire, cuando contiene gran cantidad de vapor de agua. Y eso explica por qué el granizo cae de ordinario en el estío y la nieve en el invierno, siendo que el aire contiene mucho más vapor de agua en el verano, y puede, por consiguiente, ser enfriado por una corriente de un modo más repentino que cuando está seco.

Nieve granizo

¿Como pueden nevar y llover al mismo tiempo?

Y aquí una pregunta qué mirada a cierta luz, pareces un rompecabezas, porque la nieve y la lluvia están hechas de agua, y ésta no pueda hallarse a la vez sólida y líquida a la misma temperatura. Sólo hay una explicación, que es, en realidad, la verdadera. La lluvia se forma necesariamente a cierta temperatura, la cual tiene que ser superior al punto de congelación del agua, que es a 0° del termómetro centígrado, y del de Reamur, o a 32° del de Fahrenheit; mientras la nieve tiene que formarse a otra temperatura, inferior a la esperada. Esto puede acontecer fácilmente, ya que la temperatura del aire varía con su altura. Así pues, en estos casos la nieve y las lluvia se han producido a diferentes niveles, que no tenían la misma temperatura, siendo la del uno inferior y la del otro superior al punto de congelación del agua, sin que la nieve, durante su caída, haya tenido tiempo de licuarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected by WP Anti Spam