Cuando se siembra una semilla ¿está contenida en ella toda la planta?

Esta cuestión fue discutida durante muchos años en tiempos anteriores a los nuestros. Existieron dos opiniones. Un grupo de pensadores que sostenía que, si nuestro poder visual fuera mayor, descubriríamos en la semilla una planta pequeñísima, pero perfectamente formada, y en el huevo, por ejemplo, un pollito microscópico. El otro bando aseguraba que no había tal cosa, y ni en la semilla ni en el huevo había planta ni pollito, ni nada que se le pareciese.cultiva-tus-propios-tulipanes-de-una-manera-sencilla

Después se descubrió el microscopio; y la cuestión quedó resuelta de una vez para siempre. En el huevo no hay nada que ofrezca el menor parecido con un pollo; pero en cambio, puede verse a simple vista una planta diminuta en una haba o un guisante. Cada criatura viviente nace de una sola célula; y estas células vistas con microscopio, son tan semejantes las unas a las otras, que no ofrecen ninguna particularidad que la distinga.

Deben ser, en realidad, bastante diferente; pero, al principio, ninguna de ellas presenta el menor signo que nos haga sospechar a qué clase de criatura dará vida. Sería imposible que toda la materia de la planta estuviese contenida en una semilla. Una encina pesa millares de veces más que la bellota que le dio el ser. De ningún modo podía suceder, físicamente hablando, que la semilla de cualquier viviente, contuviera la materia que contiene dicho ser cuando está desarrollado toda esta materia, excepto una parte muy pequeña, la ha obtenido el mismo ser para su nutrición.Esta es precisamente la causa, por la cual los niños que tienen que crecer necesitan más alimento, en proporción a su tamaño, que las personas transformadas y maduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected by WP Anti Spam