Una estrella nos muestra cómo nació nuestro propio Sol

Los astrofísicos denominan “T-Tauri” a un tipo particular de estrella joven que se encuentra en formación y que aún no ha entrado en su secuencia principal. Nuestro propio Sol nació como estrella tipo T-Tauri hace unos 4.600 millones de años, por eso resulta tan interesante estudiar la formación de esta clase de estrellas… es como mirar al pasado de nuestra propia estrella.

 

825a1421bddc3ef3a91b8ce51b49a36c

La imagen superior corresponde a una de ellas, se llama  V1331 Cyg  y se encuentra a unos 1800 años luz de distancia de la Tierra, en la Constelación de Cygnus. Parece una estrella, y aunque en muchos aspectos ya lo es, aún se está formando y no genera energía de la manera en que lo hace nuestro Sol. Sin embargo, para los astrofísicos este objeto estelar representa un ejemplo perfecto de las fases por las que pasó nuestro astro rey.

Si pudiésemos rebobinar el tiempo como una cinta de vídeo, veríamos que en sus inicios esta protoestrella tan solo era una nube de gas y polvo que, poco a poco, y por efecto de la gravedad, se fue compactando hasta llegar a su estado actual. Aún así, V1331 Cyg todavía es muy grande y aún se comprimirá más en etapas posteriores.

En ese proceso de compresión, la estrella irá reduciendo su tamaño hasta que alcance temperaturas tan altas en su núcleo que provocarán fusiones nucleares. De esta manera el hidrógeno se convertirá en helio, expulsando grandes torrentes de energía y la joven estrella se convertirá en un sol de “pleno derecho”, como el nuestro, que brillará durante algunos miles de millones de años más.

foto 2 sol

Pero la imagen aún nos guarda aspectos muy interesantes. Rodeando la joven estrella todavía se puede distinguir con claridad los restos de aquella nube de gas y polvo que la originaron, y que ahora, convertidos en un disco circunestelar (o disco protoplanetario) serán los cimientos de futuros planetas que orbitarán alrededor de ella.

Ese disco de gases y polvo, con el tiempo y sometido naturalmente a las leyes de la gravedad, se irá condensando, formando pequeños cuerpos sólidos o gasesos que mediante acreción irán adquiriendo más masa hasta terminar convertidos en exoplanetas.

En definitiva, V1331 Cyg es una fotografía del nacimiento de nuestro Sol y de tantos y tantos otros como él.

 

fotosatelitesol3

Como curiosidad final hay que decir que la imagen fue captada por el ya legendario Telescopio Espacial Hubble y ha sido adaptada para que podamos contemplarla como si realmente la mirásemos a simple vista. Se compone de tres exposiciones a diferentes longitudes de onda que equivalen prácticamente a la vista humana: azul, verde y la luz roja que en este caso sería equivalente a infrarrojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected by WP Anti Spam